La historia de Ángel Correa: cómo es hacerse cargo de la familia a los 10 años

La historia de Ángel Correa: cómo es hacerse cargo de la familia a los 10 años

En diálogo con Página 12, el delantero rosarino contó su historia de vida. La pérdida de su padre a temprana edad. La operación que lo marcó para siempre

por diciembre 3, 2017

Ángel Correa, ex jugador de San Lorenzo, tiene una historia de vida que pocas veces fue revelada. En diálogo con el diario Página 12, el delantero abrió su corazón (vaya metáfora para alguien que fue operado en la zona) y contó que tuvo que hacerse cargo de su familia a los diez años, tras el fallecimiento de su padre.

“Para mí, en lo personal siempre fue un faro de alegría el fútbol. Desde los 10 años, cuando perdí a mi papá se convirtió en algo que me sacaba de todo lo que me hacía mal. Después perdí a dos hermanos y el fútbol es lo que me hace olvidar de eso. Cada vez que entro a la cancha a jugar me olvido de las pérdidas que tuve y lo único que quiero es divertirme con mis compañeros en el Atleti o con amigos en Rosario”, empezó diciendo el jugador de Atlético de Madrid.

Luego, llegó el momento de madurar de golpe:”Me fui dando cuenta desde el día en que me pagaba mi representante y yo le daba el sueldo entero a mi mamá para que tengamos para comer. Eran mil o mil doscientos pesos. Después siempre tuve a mi padrino que estuvo encima mío. Él era el que me compraba los botines, la ropa, el que me obligaba a que estudie. Por eso siempre le voy a estar agradecido”, agregó el futbolista campeón Sudamericano Sub 20, donde anotó el gol del triunfo definitivo en el Estadio Centenario ante Uruguay.

Finalmente, recordó su operación del corazón, producto de un quiste en un ventrículo, que lo marcó para siempre: si en la intervención la extirpación del quiste afectaba mínimamente a una de las paredes del corazón, se terminaba su carrera como deportista de élite. Por fortuna (para él y para todos nosotros), no fue así: “Estaba acá [en Madrid, España, donde se desarrollaba, casualmente, un Congreso reunía a los mejores especialistas del mundo en la materia] con mi representante para hacerme la revisación médica y ya firmar el contrato con el Atlético, pero los médicos notaron que había algo raro y me dijeron que me tenía que operar del corazón. En lo primero que pensé en ese momento fue que no quería porque quería jugar la semifinal de la Libertadores con San Lorenzo. Es que nos había costado tanto llegar ahí que me hacía mucha ilusión jugarla. Pero después en frío decidimos que lo mejor era operarme, porque era chico y la recuperación iba a ser buena y así fue. Pero me dolió mucho no haber jugado la semi y la final con San Lorenzo”. La operación fue costeada por Atlético Madrid, aunque aún no habían firmado el contrato. Ángel Correa sería operado en Manhattan, donde se encuentra el hospital Monte Sinaí, el mejor centro cardiológico del mundo.

El resto de la historia, la conocemos: campeón de América, campeón sub-20, y uno de los jugadores estables de la selección Argentina. Pero para él, “esto es un juego” y “hay que tratar de divertirse y disfrutarlo al máximo. Ahí está la clave de que te vaya bien o no. Más allá de que uno está defendiendo una camiseta y tiene que hacerlo lo mejor posible para ese equipo”. Una lección de vida.

¿Qué le aconseja a los chicos que pasan por una situación familiar parecida a la suya? “Que si va a ser futbolista no dejen de estudiar. Que no bajen los brazos nunca, que este es un camino muy largo y duro. No soy nadie para dar consejos, pero les digo que disfruten cada momento, porque así se les va a hacer mucho más fácil”.

 

REALICE UN COMENTARIO