Ibargüen salvó a Racing y rescató un punto ante Talleres

Ibargüen salvó a Racing y rescató un punto ante Talleres

Igualaron 1-1 en Avellaneda. Torres abrió la cuenta para los cordobeses que fueron superiores, pero el colombiano con un gran derechazo metió la igualdad

por noviembre 4, 2017

Racing necesitaba ganar, pero debe quedarse más que conforme con el empate ante Talleres. Porque los cordobeses fueron superiores durante los 90 minutos, dominaron, generaron las mejores chances pero como fallaron en el tiro final no pudieron liquidarlo a tiempo.

Y la Academia, que estaba perdido, con los hinchas silbando y el equipo a la deriva, encontró el 1-1 gracias a uno de los pocos jugadores suyos que puede romper el molde: el colombiano Andrés Ibargüen.

Chocaban dos caras opuestas en el Cilindro de Avellaneda. Racing, que llegaba golpeado por la eliminación de la Copa Sudamericana y lejos de la punta en la Superliga, frente a Talleres, que venía de golear a River y se anima a pelear arriba con una identidad de juego definida.

La diferencia de realidades quedó en evidencia en la cancha. Los cordobeses jugaron mucho más sueltos, al ritmo de sus mediocampistas: Bebelo Reynoso, Juan Ramírez y Jonathan Menéndez.

Y encima arriba apostaba a la velocidad de Joao Rojas, un wing que ganaba por las dos puntas y volvía loca a la defensa de Racing.

Racing padecía el primer tiempo. Le entraban por todos lados. El equipo de Diego Cocca carecía de juego y entonces la pelota no llegaba nunca a Lautaro Martínez o Lisandro López.

Lo único bueno para el local en esa primera mitad fue que Talleres no estaba fino en la puntada final. Un mano a mano que falló Menéndez (definió con cara interna después de una gran corrida y la pelota se fue ancha), un ingreso con gambeta de Leonardo Godoy que le dio de punta y obligó a una gran atajada de Musso, otro remate errático de Menéndez tras una buena jugada de Rojas por derecha…

El conjunto de Kudelka era mucho más que la Academia: lo superaba por una banda y definía por la otra, ganaba los duelos mano a mano y se imponía en velocidad y juego. En ese escenario, los silbidos de los hinchas locales sonaron lógicos.

El premio para la T llegó a los ocho minutos del segundo tiempo. Tanto había atacado, tanto había buscado que tenía que ser efectivo en alguna jugada. Y lo hizo a su manera: llegando a fondo en velocidad y tocando atrás para definir con espacios.

Fue el Chelo Torres el que le puso la firma. El centrodelantero, ex Boca, había sido el menos activo en ataque pero no falló cuando tuvo que empujarla pelota al gol y poner el 1-0.

La ventaja terminó de desnudar las falencias de juego de Racing. Ibargüen aparecía en cuentagotas, Solari no lastimaba, Meli estuvo impreciso como siempre y Zaracho tampoco lograba enganchar con los delanteros.

Pero es fútbol. Y todo puede cambiar en un par de minutos.

Y lo cambió un remate perfecto de Ibargüen. El colombiano inventó el empate. Agarró la pelota en tres cuartos, aceleró y sacó un derechazo fuerte contra el palo.

Sin merecerlo, Racing encontraba el empate y empezaba a creer en la remontada. Encima Talleres se quedó con 10 por la expulsión de Reynoso, por un codazo a Saravia.

Pero el equipo de Cocca no supo qué hacer con la obligación, no generó más situaciones y se terminó conformando con el punto luego de quedar en igualdad de condiciones tras la expulsión de Nicolás Oroz, por un planchazo a Gandolfi.

REALICE UN COMENTARIO