Argentina cayó ante Estados Unidos en la AmeriCup y fue subcampeón

Argentina cayó ante Estados Unidos en la AmeriCup y fue subcampeón

El combinado nacional al mando de Sergio Henández fue superado por 81-76 en el Estadio Orfeo Superdomo de Córdoba y se quedó sin el trofeo

septiembre 3, 2017

Argentina cayó esta noche 81-76 con Estados Unidos en la final de la Americup y se quedó con el subcampeonato del torneo cuya fase final se jugó en el Estadio Orfeo Superdomo, en Córdoba.

El dueño de casa dominó ampliamente en la primera parte del juego y hasta llegó a sacar veinte puntos de ventaja, pero los norteamericanos remontaron y le negaron la posibilidad a los locales de lograr su tercer título en esta competencia. Nicolás Brussino fue el más destacado en Argentina, con 26 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, secundado por Facundo Campazzo y Gabriel Deck, que sumaron 15 y 14 tantos respectivamente.

En el campeón la figura resultó Jameel Warney, quien cuando logró imponerse bajo el aro cerró una planilla con 21 puntos y 7 rebotes. A pesar de la caída contra un seleccionado estadounidense que está lejos de ser el mejor equipo que puede armar ese país, no le quita méritos a un conjunto anfitrión que se encuentra en pleno recambio y que, debido a la lesión de Luis Scola, afrontó el torneo sin ninguno de los integrantes de la ya finalizada Generación Dorada y con muchos integrantes jóvenes con poca experiencia en partidos internacionales.

El comienzo del partido tuvo al conjunto dirigido por Sergio Hernández como dominador, comenzando el juego con un parcial de 10-2 en el que todos los puntos fueron convertidos por Brussino y Deck, dos que volvían a la titularidad. El escolta de Atlanta Hawks, de la NBA, se puso el equipo al hombro y brilló en el primer parcial, cerrándolo con 12 puntos, pero además con buenos aportes en cada rubro de las estadísticas. Los norteamericanos no lograron imponerse en la pintura, donde más fuertes se hicieron a lo largo del torneo, y en parte fue por el buen trabajo defensivo de los argentinos. Sólo el escolta Darrun Hilliard II pudo destacarse con 8 puntos en el cuarto. De esta manera, Argentina cerró el primer parcial con una ventaja de 22-15 que reflejó la diferencia que se notó en el juego.
El segundo cuarto consolidó la supremacía del conjunto albiceleste, que en esta ocasión vistió de azul.

Javier Saiz aportó 7 puntos en una ráfaga que hizo estirar la diferencia y Campazzo cerró la primera etapa con un triple que dejó el score con la amplia ventaja de 42-27. Argentina se seguía haciendo fuerte en los tableros, y hasta recogió diez rebotes más en el primer tiempo que su adversario, que además no consiguió ninguno en ofensiva por la buena labor de los internos nacionales. Otra muestra de lo bien que se bancaron en esa primera mitad la diferencia de altura en favor de los estadounidenses es que el local también sumó seis puntos más en la pintura que los del norte.
Pero esa supremacía se terminó en el tercer cuarto, cuando Warney comenzó a meterla debajo del aro y Estados Unidos empezó a dominar los tableros, frente a una Argentina que lució mucho más imprecisa.

Por si fuera poco, un triple de Reggie Hearn sobre la bocina dejó a los norteamericanos a sólo seis puntos. La completa debacle deportiva se terminó de conformar en el último período, cuando Estados Unidos logró ponerse por primera vez al frente luego de haber remontado una desventaja que llegó a ser de veinte puntos, mientras Argentina dependía casi por completo de lo que pudiera sumar Brussino con su capacidad goleadora.

Malas decisiones en ataque y la mejoría basquetbolística del visitante en los aspectos que Argentina había controlado tan bien en el primer tiempo llevaron a los dirigidos por Hernández a perder por primera vez en el certamen y a los del norte a quedarse con el partido y el torneo.

Como pequeño consuelo para Campazzo y Brussino, ambos fueron elegidos para integrar el quinteto ideal del torneo, que tuvo como mejor jugador a Warney, jugador clave para Estados Unidos en la final. Fue la primera vez que la Americup, antes llamada Copa FIBA Americas, no otorga plazas ni para el Mundial ni para los Juegos Olímpicos, aunque entregó siete plazas para los próximos Juegos Panamericanos de Lima 2019. Más temprano, en el partido por el tercer puesto, México se impuso sobre Islas Vírgenes 79-65 y se quedó con el último escalón del podio.

Fuente: DyN

REALICE UN COMENTARIO