Pese a la agresión contra Lugüercio, Scioli decidió que seguirá la apertura para visitantes

Pese a la agresión contra Lugüercio, Scioli decidió que seguirá la apertura para visitantes

Así lo informó hoy el ministerio de Seguridad bonaerense. El gobernador bonaerense piensa esperar hasta luego de las elecciones del 25 de octubre teniendo en cuenta que el tema es de importancia para el electorado

octubre 6, 2015

La agresión al delantero de Aldosivi Pablo Lugüercio, que terminó con una úlcera en la córnea de su ojo derecho tras ser impactado por un proyectil lanzado por hinchas de Lanús, llevó al gobierno bonaerense la idea de replantearse que vuelva el público visitante de manera paulatina. Pero la posible marcha atrás fue solo un rumor, ya que se confirmó que el plan continuará desarrollándose y que el fin de semana la experimentación incluirá dos cotejos.

Quedó definido que habrá público visitante en los partidos Unión de Mar del Plata-Ferro Carril Oeste y Platense-Flandria, ambos correspondientes a las principales categorías del ascenso.

La autorización para que en esos dos compromisos se permita el acceso de la parcialidad visitante fue confirmada esta noche a la agencia DyN por fuentes del ministerio de Seguridad bonaerense.

El sábado en el Minella, Unión de Mar del Plata recibirá a Ferro, por la trigésimo octava fecha del campeonato de la Primera B Nacional.
El de Platense como anfitrión de Flandria en el Estadio Ciudad de Vicente López se jugará el lunes y forma parte de la programación del trigésimo octavo capítulo de la Primera B Metropolitana.

En el análisis del tema pesó que en menos de tres semanas el gobernador Daniel Scioli se jugará la chance de ser elegido presidente de la Nación, por lo cual las determinaciones que se adopten van más allá de los técnicos de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (APREVIDE), en la reunión de los miércoles.

Si bien había versiones en cuanto a tirar para atrás la apertura a los visitantes para esa fecha, en La Plata se tomaron el tiempo para evaluar si ello no sería contraproducente interpretándose que las autoridades reculaban ante los violentos.

El propio Lugüercio admitió que “nos malacostumbramos” a convivir con la violencia en el futbol y adelantó que “esto no va a cambiar”.
Por lo pronto, desde el oficialismo y la oposición se pronunciaron en favor de la vuelta de los visitantes.

El jefe de Gabinete y candidato a suceder a Scioli en la Provincia, Aníbal Fernández, avaló el regreso de los hinchas visitantes y prometió que de llegar al poder su administración impondrá el derecho de admisión y hasta vaticinó que los violentos no podrán entrar a las canchas.

Por la oposición, Mauricio Macri se pronunció por la vuelta del público visitante si llega a la presidencia, al evaluar que el fútbol formará parte del cambio.

Reclamó que el Estado se haga “cargo de garantizar la seguridad” en las canchas sin esconderse detrás de los clubes.

Evidentemente, la vuelta de los visitantes se trata de un tema de la agenda política de cara a las elecciones del 25 de octubre, y Scioli decidió no tomar una decisión apresurada pese a que los violentos no parecen en lo inmediato poder ser frenados.

REALICE UN COMENTARIO