Romero fue a la TV y no habló: su esposa lo hizo por él y denunció una operación en su contra

Romero fue a la TV y no habló: su esposa lo hizo por él y denunció una operación en su contra

Luego del pacto de silencio de los jugadores de la selección argentina, el arquero albiceleste estuvo acompañando a su mujer Eliana Guercio en un programa televisivo y no emitió declaraciones

noviembre 16, 2016

En medio de una relación tensa entre la prensa y la Selección Argentina, Eliana Guercio contó hoy el drama que tuvo que atravesar su marido, Sergio Romero.

“Voy a dar un ejemplito que lo viví yo y estuve ahí escuchando. A mi marido lo llamaron antes del mundial de Brasil para decirle ‘Chiquito, te quiero avisar que hay dos representantes que te van a hacer una campaña en contra para poner a sus arqueros, estate preparado porque te van a liquidar’. 24 horas más tarde arrancó”, contó.

“¿Y por qué? Por plata, porque si a esos representantes les ponen su arquero, ganan millones. Es un asco”, aseguró enojada Eliana.

Sobre el rumor de que el Ezequiel Lavezzi habría fumado marihuana en la concentración, Guercia fue clara. “Fueron a lo más fino porque al Pocho le han dicho de todo”, dijo la vedette.

“Es tener un odio personal, querer destruirle la carrera, la familia, la imagen y fueron al Pocho porque es un pibe re simpático, macanudo, porque no le va a hacer juicio a nadie porque nunca lo hizo a todos los estúpidos que dijeron barbaridades. Yo a Screpante no sé cuando le dije ‘loco, demanden a alguien porque mañana van a decir que robás chicos’. Meté una demanda y andá hasta sacarle los pantalones que tiene colgados en el armario”, disparó.

“Yo quería hacer un quilombo, decía ‘esto hay que denunciarlo’; y Sergio me dijo ‘¿vos creés que esto me importa? A mi no me modifica en nada, yo tengo que ir, entregarme y agarrar la pelota. Me pueden decir que soy un muerto, pero si voy y atajo…’”, afirmó.

“Si yo estuviera acá, iría presa. Son cosas indignantes. Es para ir y meterles una piña a cada uno porque hay gente que no tiene vergüenza, dignidad, ni valores”, concluyó.

REALICE UN COMENTARIO