¡Qué papelón! Guillermo Vilas se olvidó del nombre de sus hijas en una entrevista

¡Qué papelón! Guillermo Vilas se olvidó del nombre de sus hijas en una entrevista

El tenista visitó Perros de la calle y pasó el papelón del siglo cuando le preguntaron por las edades y los nombres de sus tres hijas, de 12, 5 y 4 años

por septiembre 18, 2015

Puede que Guillermo Vilas sea un padre dedicado y amoroso, pero parece que su fuerte no es la memoria. En una entrevista con el programa de radio Perros de la calle, el ex tenista se vio en apuros cuando le preguntaron los nombres y las edades de sus hijas, y no se acordaba.

En el estudio lo acompañaba además su colega Gastón Gaudio, que lo ayudó a recordar algunas anécdotas compartidas, porque Vilas tenía muchos baches de memoria. Cuando el conductor le preguntó dónde vivía hace 25 años, quien fuera el nº1 en el ranking ATP contestó: “No me acuerdo, viví en muchos lugares. Creo que en Montecarlo”.

Enseguida contó cómo fue cuando conoció a su mujer, que es tailadensa y 30 años menor. “Ella no sabía quién era yo. Creía que era leñador y que tenía muchas vacas. Hasta que me vio los zapatos y ahí se dio cuenta de que no era leñador”, contó. Están juntos hace 15 años y tienen tres hijas.

Entonces, Gaudio, conociendo el perfil “despistado” de Vilas, le hizo la pregunta que lo complicó. “¿Tenés idea de cuántos años tienen tus hijas?”. “No, esas cosas yo no…”, respondió Willy, relajado y desatando las carcajadas de todos. “¿Y más o menos cómo se llaman?. Dale, te cuestan las edades pero los nombres…'”, insistió.

Sin inmutarse, Vilas repasó, con cierto esfuerzo: “Andanin (12), Intila (5) y…”, dijo, y se hizo un silencio prolongado. Finalmente, al rato, se acordó: Lalindao (4), con la ayuda de Gabriel Schultz, co-conductor del ciclo. Después contó que es él quien las lleva a cada una al colegio y que, la más grande ya entrena con él y pinta como su heredera en el tenis. “Me divierte el rol de padre. Estoy todo el día con ellas”, dijo después reivindicándose como papá.

REALICE UN COMENTARIO