Un misil le voló una pierna, pero no lo detuvo: hoy compite como refugiado en los Paraolímpicos

Un misil le voló una pierna, pero no lo detuvo: hoy compite como refugiado en los Paraolímpicos

La guerra le quitó el pie derecho, pero el sirio Ibrahim Al Hussein siguió nadando: ahora participará en los 50 y 100 metros libres

por septiembre 10, 2016

Creció nadando junto a sus trece hermanos en el río Éufrates, en la costa de Deir ez-Zor, una ciudad al noroeste de Siria. Ibrahim Al Hussein lo usaba de pileta y allí soñaba con participar de los Juegos Olímpicos, luego de competir de manera local y nacional en importantes certámenes de natación. Pero la vida tenía otra idea.

En 2013, dos años después de comenzada la Guerra Civil Siria, Ibrahim estaba socorriendo a un amigo gravemente herido en un ataque con misiles, cuando uno de ellos cayó cerca de donde estaban. Le amputaron parte de su pierna derecha. Al poco tiempo se fue a vivir a Turquía buscando ayuda y más tarde se mudó a Grecia, donde habita desde 2014.

Luego de un largo proceso de rehabilitación, Al Hussein volvió a nadar y lentamente fue encontrando su mejor forma, hasta estar muy cerca de los tiempos que registraba antes de su amputación. Y por su perseverancia consiguió cumplir el sueño de su vida: participar de los Juegos.

sirio paraolimpico

En Río de Janeiro ya tuvo su primera gran experiencia al ser el abanderado del Equipo Independiente Paralímpico que forma junto a Shahrad Nasajpour, un iraní con parálisis cerebral. Y ahora irá por las competencias, donde está anotado en los 50 y 100 metros libre. “Pensé que mi sueño se había desvanecido cuando perdí mi pierna pero ahora ha vuelto y es real. No puedo creerlo”, dijo Ibrahim emocionado por esta nueva chance que la vida le dio. Porque el deporte puede curar muchas herida.

REALICE UN COMENTARIO