Portugal se consagró campeón de la Eurocopa

Portugal se consagró campeón de la Eurocopa

Doce años después de su última final, en la que perdió frente a Grecia, Portugal consiguió su primera Eurocopa de la mano de Cristiano Ronaldo. Gran decepción de Francia, que no consiguió campeonar pese a ser local

julio 10, 2016

Recalando en la final como claro favorito, y con el peso de la localía, Francia sabía que toda la responsabilidad estaba en su selección.

Así salió a la cancha, aunque Nani tuvo su chance a los 4 minutos y sorprender a todo Saint-Denis.

Sin embargo, ya a los 6′ la selección de Deschamps recuperó la pelota y tuvo la suya en los pies de Griezmann.

Ya a los 7 minutos, la preocupación inundó a toda el equipo de Santos: Cristiano Ronaldo cayó el suelo, sentido en su rodilla, tras ser derribado por Dimitri Payet. Eso, sumado a la cara de dolor del crack, fue motivo suficiente para preocupar al equipo y todo el país futbolero

A los 9 minutos, tras centro de Payet, Griezmann la tomó de cabeza, y casi logra colocarla por encima del arquero. En el centro del consecuente corner, llego un cabezazo de Giroud.

A los 21′, Sissoko avanzó con gran ímpetu, y terminó rematando desviado, aunque luego terminaría en córner.

A los 23′, CR7 sale de la cancha por la lesión del primer tramo del partido, luego de agotar otras instancias de recuperación: a los 16′, había decidio tirarse al piso para ser atendido por los médicos, que lo sacaron del campo para vendarle la rodilla. Pero a menos de cinco minutos de entrar, el crack pidió el cambio, entre lágrimas y dejando una de las imágenes más tristes de ésta competencia.

A partir de ese momento, el partido se quebró y no dejó más lugar que al lamento de tener a la estrella fuera de la gran final. Portugal tuvo algún espasmo en los pies de Nani y Quaresma, pero Francia lo acorraló, aunque sin el suficiente ímpetu como para abrir el marcador.

Ya en el segundotiempo, en el principio no cambió demasiado el libreto: Portugal continuó con el peso de tener a su mejor hombre en enfermería, y Francia, con el dominio del balón, conseguía avanzar sobre el arco de Rui Patricio, aunque sin tanta precisión.

Un remate de Pogba a los 8 minutos del segundo tiempo fue de lo poco que había ocurrido hasta ese momento.

A los 13′, Griezmann desbordó por izquierda y remató con su pierna menos hábil, directamente a las manos de Rui Patricio, que hizo un gran partido.

A los 20′, el delantero del Atlético de Madrid, tras centro de Coman, tuvo la más clara del partido, tras un golpe de cabeza en el área, con un gran gesto técnico, que rozaría el travesaño.

Giroud, a los 29, tuvo otra de las grandes oportunidades para Les Blues en el partido, siempre por el sector izquierdo, tras un remate que hizo lucir nuevamente a Rui Patricio, uno de los mejores jugadores de Portugal en la final.

A los 34, Quaresma tuvo un centro-remate de Nani, sacado espectacularmente por el arquero, y el rebote fue interceptado por la chilena de Quaresma, también atajada de manera notable por Costil.

A los 37, Sissoko remató de afuera del área, pero Rui Patricio estaba en una de sus mejores noches, para impedirle, con una volada monumental, poner el 1 a 0.

Pero a los 91′, Gignac tendria la jugada decisiva: en el área chica, luego de un amago sensacional, remató al palo derecho de Lui Patrício, ya vencido en su valla. Así terminarían los primeros 90′.

Ya en el alargue, Pepe calló a todo el estadio con un golpe de cabeza que pasó muy cerca, aunque finamente el juez de línea cobraría offside.

A los 13′ del primer tiempo del alargue, a través de un corner y la cabeza de Éder, tuvo su primer gol en el partido.

A los 2′ del segundo tiempo del complementario, también lo tuvo Coutinho, ésta vez, de tiro libre, pero el travesaño, nuevamente, impidió el ingreso de la pelota en la red.

Pero todo ello sería un preaviso de lo que luego bendría: a los 5′, Éder decidió desenfundar un remate de afuera del área, exclentemente colocado en el palo derecho del arquero. Como no podía ser de otra manera, se dirigió al banco a abrrazarse con todos; especialmente, con el capitán, inundado en lágrimas.

El gol de Éder:

REALICE UN COMENTARIO