Messi showtime: al mejor estilo Curry, el argentino hizo delirar a Estados Unidos

Messi showtime: al mejor estilo Curry, el argentino hizo delirar a Estados Unidos

El rosarino protagonizó el show de la noche, aunque esta vez se adaptó a los ritmos estadounidenses, de los que tanto sabe Stephen Curry, y convirtió tres goles en menos de media hora

por junio 11, 2016

427,88 kilómetros es la distancia que separa Chicago de Ohio. 427,88 kilómetros es la distancia que separó anoche a Lionel Messi, anotador por excelencia de tripletes, de Stephen Curry, anotador por excelencia de triples. La noche estadounidense se llenó de estrellas y vivió un showtime desorbitante. Messi, el jugador franquicia de Argentina, saltó al campo y en apenas 26 minutos se convirtió en el goleador de la Copa América Centenario. Curry, el jugador franquicia de Golden State Warriors, tuvo otra noche brillante en la que anotó 38 puntos en las finales de la NBA.

En la tierra donde todo es un espectáculo, Messi dio su mejor show. Para que los televidentes no cambiaran de canal en el primer tiempo, la emisora del encuentro entre Argentina y Panamá en Estados Unidos realizó un cartel en el que aseguraban que el rosarino iba a ingresar al campo. Y vaya si ingresó. Messi fue el MVP de la noche, en la que hizo delirar al público desde que se sentó en el banco de suplentes. Menos de media hora le fue suficiente para hacer enloquecer al público presente en el Soldier Field. En la tierra de los cuartos, de los tiempos fuera y de los contantes parates durante el juego, Messi no paró desde que ingresó y mantuvo a los espectadores en sus butacas, eso que tan difícil resulta lograr en Estados Unidos.

El astro rosarino maquilló todos los desperfectos del seleccionado, que hasta su ingreso no había podido doblegar con certeza a un rival muy inferior. Messi jugó e hizo jugar. Por más que en la planilla no figuren seis asistencias a su favor, como si figuran en favor de Curry en el encuentro entre Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers, el delantero cambió por completo el rendimiento de sus compañeros en su ingreso.

La planificación se acabó cuando ingresó Messi y el show dio comienzo. No sobraron minutos ni faltaron tantos. Messi se vistió de Curry e hizo delirar a todos. Y fue al estilo Estados Unidos, fue al estilo Stephen Curry: escueto, certero y exagerado.

REALICE UN COMENTARIO