Lanús campeón: goleó 4-0 a San Lorenzo y se quedó con el Torneo transición

Lanús campeón: goleó 4-0 a San Lorenzo y se quedó con el Torneo transición

El equipo de Almirón dio una demostración de fútbol en el Monumental ante una multitud de Cuervos que anhelaban una victoria de su equipo. Finalmente, la coronación es para el “Granate”

por mayo 29, 2016

Fue un partido a pedir de Lanús, sin lugar a dudas. El equipo de Almirón dominó (prácticamente) todo el partido, casi sin discusión. A pesar de que hubo momentos del partido en que San Lorenzo pareció reaccionar (sobre todo en el principio del segundo tiempo, y en algún tramo del primero), nunca pudo lastimar lo suficiente a su rival.

El equipo de Almirón demostró en un sólo partido todas sus cualidades. A saber:

Las heredadas: el vértigo y la explosión, en el ADN del Lanús de los mellizos, hoy volvió a la vida más que, quizás, en todo el campeonato. Cuando la emotividad y, porque no, la ansiedad por lograr el resultado, estaban en su punto más alto, se volvió las bases del Campeón Sudamericana 2013.

Las propias: Almirón le inculcó a este equipo algo que ya había mostrado en Independiente y que empezó a tomar forma en México; esto es, la tenencia del balón, el juego con la pelota dominada, y la decisión de siempre pararse en el campo rival. Éste, se podría decir, es el plus que el técnico, nacido en la Localidad de San Miguel, le dio a este equipo, que, de más está decir, forma parte de un proyecto en un club que lo contiene, y que, quizás, ese, sea su mayor capital, su secreto más preciado, y la envidia de muchos en el fútbol argentino, pletórico en improvisaciones, mezquino en planificaciones.

Decíamos, pues, que Lanús pudo condensar en 90 minutos 16 partidos (15 más la final). Pero no es del todo cierto, si tenemos en cuenta los factores emocionales en juego en un partido de estas características, y la solvencia con que se desenvolvió el equipo a lo largo del encuentro: esto, pues, permite pensar que en circunstancias definitorias (como la de hoy), no vale lo mismo una victoria que, pongamos, en el meridiano del campeonato: vale muchísimo más.

Almirón, por su parte, logró tomarse revancha, en este fútbol argentino que tanto castiga pero que poco enseña, de aquellos que lo criticaron por su ¿fallido? paso por Independiente. Quizás, todo lo que necesitaba este hombre, que prefiere expresarse por su trabajo pero no tanto por sus palabras, era (y es) la seriedad y confianza que encontró en una institución que, sin dudas, hace escuela en nuestro fútbol argentino. Incluso, se podría decir que, con la victoria de hoy (porque en el deporte, tan resultadista, en lo general, se requiere de triunfos para confirmar procesos), Lanús le arrebata (en el buen sentido), a Vélez, la famosa definición referida a clubes que se destacan más por lo construido en el tiempo reciente que por su historia lejana, desafiando a los grandes tanques del fútbol argentino y manteniéndose siempre en los lugares de privilegio. Estamos hablando del remanido mote de “Gran Club”.

El día de hoy, Lanús parece haberlo tomado, de manera definitiva. Lo avalan los títulos, lo avala su historia, y lo avala su presente.

¡Chapeau, Lanús! ¡Salúd, campeón!

PD: huelga decir, para terminar que, ¡por fin!, el fútbol y la justicia, se re-encontraron.

Mirá el primer gol de Benítez:

El gol de Almirón:

El tercero del “Pepe” Sand:

El cuarto y definitivo de Acosta:

Lanús se consagró esta tarde campeón del fútbol argentino por segunda vez en su historia centenaria con una goleada de 4-0 sobre San Lorenzo en la final jugada en el estadio Monumental.

Oscar “Junior” Benítez, abrió el marcador a los 18 minutos del primer tiempo, el paraguayo Miguel Almirón, figura del partido, amplió a los 13 del segundo período, el goleador José Sand, en posición adelantada, puso el 3-0 y a los 43 cerró la cuenta Lautaro Acosta.

La diferencia en resultado y juego fue abismal entre los dos equipos que llegaron a la final del torneo de Transición y para Lanús es el segundo título local tras el Apertura 2007.

REALICE UN COMENTARIO