Contra la adversidad, Boca llegó

Contra la adversidad, Boca llegó

Cuando Guillermo Barros Schelotto logró meter al Xeneize en los octavos de final de la Copa Libertadores se planteó el objetivo de finalizar el cuatrimestre con el equipo clasificado a la semifinal. Objetivo cumplido

por mayo 20, 2016

Boca llegó. Se lesionó Gago. Se lesionó Lodeiro. Se lesionó Cubas. Se fue Osvaldo, envuelto en una polémica inacabable. Se fue la pelea por el torneo local a mitad del campeonato. E incluso cuando Boca tenía a favor la serie de los cuartos de final de la Libertadores ante Nacional, por el resultado obtenido en la ida, el equipo uruguayo se puso en ventaja en el primer tiempo del partido de vuelta.

Con ese panorama desolador como horizonte, Boca logró empatarle a Nacional a los empujones. Para agregar, cuando lo hizo sufrió la expulsión de Cristian Pavón, con casi 20 minutos por jugar. Ah, como condimento, Boca sumó dos lesionados más durante el transcurso del encuentro.

Guillermo, con poco tiempo para entrenar y mucho para improvisar, debió sustituir a sus tres mediocampistas titulares, todos lesionados. Con un equipo atado con alambre, Boca fue muy superior al Bolso, que se refugió en defensa, habiendo conseguido el gol que había ido a buscar. Ni siquiera el tanto del visitante vino por un remate directo al arco, sino que se ocasionó en un desvío de Daniel Díaz en propia puerta. Boca pateó seis veces más que su rival en la noche al arco y, pese a todas las adversidades que enfrentó, logró forjar el desempate desde los penales, donde tuvo a un Agustín Orión brillante.

Finalmente Boca llegó. El parate de la Copa América le dará tiempo a Guillermo para pulir ideas, recuperar jugadores lesionados y rearmar el plantel, para la disputa de la semifinal de la Copa. Mirando para atrás, el camino estuvo minado en cada sector que pisó el Xeneize: lesiones por doquier, rescisiones de contrato, expulsiones, resultados adversos y más. Boca gambeteó con justeza ese cocktail explosivo, caminando por el limbo, para arribar al fin del cuatrimestre con el objetivo cumplido.

Luego del último compromiso del domingo, Guillermo podrá trabajar con sus jugadores como nunca lo hizo hasta ahora, con más de un mes en el calendario sin partidos por disputar. Boca llegó. Con problemas, con flaquezas y con errores. Pero llegó. Y llegó solo, siendo el único argentino entre los cuatro mejores de América.

REALICE UN COMENTARIO