Boca se trajo más que un empate de Uruguay

Boca se trajo más que un empate de Uruguay

El equipo dirigido por Guillermo consiguió igualar ante Nacional, anotando un gol de visitante y queda muy bien posicionado para la definición de los cuartos de final, que se jugará en la Bombonera el próximo jueves

por mayo 13, 2016

El Boca de los mellizos Schelotto volvió a repetir una constante al jugar como visitante por la Libertadores: anotó un gol. Desde la asunción de los técnicos, el equipo argentino consiguió siempre convertir cuando jugó fuera de casa por esta competición. El patrón parece ser una máxima de la dirección técnica, que prefiere jugar como local sabiendo que el antecedente como visitante le fue positivo.

Boca y Nacional se respetaron en Uruguay. Los equipos se midieron con cautela en el primer tiempo y explotaron los déficits del rival en el segundo. Boca atacó por las bandas, zonas del campo en donde el conjunto uruguayo demuestra muchas falencias, y logró convertir por allí. Nacional utilizó al máximo su juego aéreo, que si bien no es su mayor fortaleza, es una gran debilidad de su rival. Aprovechando las continuas infracciones en las zonas aledañas al área, el Bolso bombardeó al visitante con balones llovidos, constante mediante la cual convirtió su gol.

El tanto de Frank Fabra le permite a Boca jugar en su cancha con la tranquilidad de pasar sin tener que anotar, en caso de que su rival tampoco lo haga. Como ante Cerro Porteño en Paraguay, Boca fue un equipo equilibrado, con mucha paciencia. El Xeneize aguardó con cautela el momento exacto y pegó en el segundo tiempo, aprovechando el despliegue por la banda de su lateral colombiano.

Nacional fue un equipo aguerrido, que demostró poco juego y logró empatar aprovechando los beneficios que le otorgó su rival en la pelota aérea. La pasividad del equipo uruguayo se entiende analizando el choque que se le avecina: el fin de semana jugará el clásico ante Peñarol y si gana puede quedar primero en el torneo uruguayo, desplazando de la primera posición a su eterno rival. En el final del encuentro, la gente pidió por el clásico. Nacional optó por aplazar la definición para la próxima semana, con el objetivo de poder concentrarse de lleno en el encuentro ante Peñarol. Su gente así se lo exigió y el equipo que dirige Gustavo Munúa no se impacientó, hasta que le convirtieron un gol, en buscar su anotación. Además, a este equipo le fue mejor en la Libertadores al jugar como visitante y parece que lo sabe, porque con jugó el cotejo con cautela, sin desesperarse.

Boca, que se convirtió en el único equipo que no perdió en la Copa Libertadores, se trajo un empate de Uruguay en el Bolso, para definir la serie en su casa, con un gol de visitante como aliciente.

REALICE UN COMENTARIO