Pablo Pérez: “A Balanta le pegué de bruto, no fue mala leche”

Pablo Pérez: “A Balanta le pegué de bruto, no fue mala leche”

Luego de la expulsión que sufrió el fin de semana, el volante aclaró que se disculpó con el cuerpo técnico y el plantel, que fue aconsejado por los referentes y se mostró molesto con quienes consideran que se tiene que ir de Boca

por abril 26, 2016

Luego de lo ocurrido en el Superclásico del domingo pasado, donde Pablo Pérez vio la tarjeta roja a los 11 minutos del inicio del encuentro, el jugador se mostró arrepentido pero consideró que no hay motivos para irse de Boca en junio tal como consideran algunos hinchas y dirigentes del club.

En diálogo con Radio Continental, el futbolista que le propinó la patada a Éder Álvarez Balanta y le costó la expulsión, declaró: “No soy de mirar, de escuchar o de consumir nada del periodismo pero ayer me senté a ver porque quería escuchar las opiniones de algunos periodistas y hay cosas que no me gustaron: escuché que me ponían límites, que me iba en junio y creo que desearle a un tipo que se quede sin trabajo eso yo lo tomo como una falta de respeto”.

El volante xeneize se mostró molesto por ciertas opiniones que las sintió una falta de respeto hacia su persona: “Que Pérez se mandó una macana porque me echaron a los 10 minutos lo acepto, pero que me digan que me tengo que ir por el error que cometí en un partido tan importante como un clásico, eso no me gustó.

“Todo lo demás son opiniones y yo me la tengo que bancar, estoy en un deporte profesional y hay periodistas que opinan, pero la falta de respeto no me la banco, como la contratapa de un diario deportivo que es una falta de respeto muy grande. Ante todo está la persona, soy una persona antes que jugador y eso hay que respetarlo”, agregó.

El deportista aclaró que se disculpó con el cuerpo técnico y luego con sus compañeros, quienes lo respaldaron. “Tuve una charla con el cuerpo técnico, pedí disculpas y me hice responsable de lo que pasó más allá de si era o no para roja. Les dije que el compromiso mío es que esto no va a volver a pasar, que voy a ser un tipo más maduro y si me tengo que cuidar más porque hoy estoy en la mira lo voy a hacer. Es un momento que voy a sacar adelante, le dí al técnico la seguridad de que estoy bien”, detalló.

“El Cata y Orion me apoyaron, me dijeron que tire para adelante, que no escuche ni mire nada, que siga haciendo lo de siempre porque estaba bien y con Carlos (Tevez) una charla parecida, sí por ahí me dijo que lo que pasó no tiene que pasar más, pero estoy en un plantel que tiene mucho respeto”, contó acerca de la opinión que le dieron los referentes.

Haciendo referencia al hecho puntual, explicó en Continental: “Lo que pasó fue una jugada desafortunada, no tuve la intención de meter semejante patada, es totalmente loco hacer algo así a propósito, fue desafortunado”.

“Tal vez calculé mal el pique, pierdo la visión de la pelota y al tirar un puntazo quedo muy expuesto a semejante patada pero bueno, es un error que cometí, me siento muy triste más que nada por la intención porque no quise golpear sin pelota a Balanta y luego de la expulsión se lo dije”, añadió.

“No escuché el silbato de Herrera y pensaba que Orion había salido más lejos. A mis compañeros les dije menos mal que cobró off side porque si no hubiera hecho un penal y me hubieran sacado una tarjeta amarilla o roja. Eso fue lo que me pasó, no escuché el silbato, veo el pique de la pelota, luego pierdo la visión de la pelota y pegué el puntazo”, detalló el volante.

“En la repetición después me fijo y la pelota después del pique creo que le toca en la mano o en la pierna a Balanta y toma otra dirección y ahí es donde me equivoco y pego semejante patada pero me pasó por bruto, no por tener una mala intención y eso le dije a Balanta”.

En cuanto a las sensaciones acerca de tener que retirarse del campo de juego, contó: “En ese momento se me caía el mundo encima, sentía mucha tristeza, me fui muy triste pensando que recién empezaba el partido, que mis compañeros tenían que aguantar o salir a buscar el partido con 10 hombres. Lo que más triste me pone no es que yo no jugué el partido sino que mis compañeros tenían que sacar adelante el partido con un hombre menos y eso en el fútbol de hoy es dar mucha ventaja”.

Acerca de quienes lo cuestionan por la cantidad de amonestaciones que recibe, dio su parecer: “Yo voy siempre a todas las pelotas, no dejo pasar una. Tengo amarillas tontas y sé que las puedo evitar pero muchas son parte de mi juego. Soy un volante ofensivo que creo juego, si me dicen que tengo que recuperar lo hago, pero no soy un tipo como Erbes o como Cubas que están acostumbrados a ese juego”.

Siguiendo con este tema, añadió: “Si yo sólo fuera un 5 recuperador tendría otra cabeza, otra mentalidad pero no es mi característica la de recuperar todas las pelotas, entonces yo me brindo al máximo para ayudar a mis compañeros, para darle lo mejor a Boca. A veces voy al límite y termino comiéndome tarjetas amarillas por ir a todas las pelotas”.

Con respecto al trato con los árbitros, señaló: “Hablo bastante con los árbitros, no sólo para protestar sino para decirles ‘fijate que pegué una sola’ porque ya cualquiera me amonesta por amonestarme. Hay algunos que me amonestan por un simple roce, que me tildan de que soy un tipo que voy, que estoy permanentemente con la tarjeta, que me sacan en todos los partidos y nadie habla de esas tarjetas pero si de la cantidad que me sacan”.

Pese a lo ocurrido en el partido, Pérez se muestra confiado acerca de lo que dio en el equipo y su futuro: “En un año gané dos títulos, jugué todos los partidos de titular, las veces que estuve afuera fue por lesión o suspensión. Yo no creo que alguien venga a decirme que en julio me tengo que ir y si alguien viene y me lo dice lo respeto. Si el técnico viene y me dice eso lo voy a respetar, nos vamos a sentar a hablar y nos vamos pero no creo que sea así. Acá adentro del club nadie me dijo nada y siento que eso no va a pasar”.

REALICE UN COMENTARIO