Con ambición y barro, Boca se refugia en La Bombonera para ganar

Con ambición y barro, Boca se refugia en La Bombonera para ganar

En una cancha embarrada, Boca venció a Aldosivi y continúa su racha invicta jugando en casa desde que asumió Guillermo Barros Schelotto: no perdió, empató un partido y ganó otros cuatro

por abril 16, 2016

Durante toda la semana el tema candente en la agenda de Boca fue La Bombonera. El oficialismo de Daniel Angelici cree que es conveniente hacer otro estadio pero la mayoría de los socios apoyan la ampliación de la cancha actual. En los calles aledañas, aparecieron pintadas en favor de mantener la localía en el Estadio Alberto J. Armando.

En esa cancha, con problemas de iluminación natural, poca capacidad de espectadores e ingresos muy estrechos, el Boca de Guillermo se refugia con victorias. A pesar de las imperfecciones, al Xeneize del Mellizo le sienta bien jugar en la Boca, en donde no perdió en los cinco encuentros que disputó.

Con las camisetas embarradas, el campo hecho un potrero y abajo en el marcador por un gol desde los 22 minutos del primer tiempo, la remontada se hizo más espectacular. Luego de la victoria por 4 a 1, el entrenador destacó la “ambición” del equipo. Con barro, ambición y en su cancha, Boca sacó tres puntos muy importantes, para seguir sumando en el Torneo de Transición y no perderle pisada a los de arriba, por más que la búsqueda por retener el título ya esté lejos.

Los dos partidos que perdió Guillermo desde su asunción fueron jugando en condición de visitante: ante Lanús, en la Fortaleza, y ante Tigre, en Victoria.

En la Boca, los muchachos de Guillermo se sienten a gusto y a pesar de que el equipo, nuevamente suplente, se le parezca mucho a aquel que hace solo una semana evidenció sus falencias ante Tigre, mostró otra cara. El DT destaca la actitud y hace bien. Esta noche, a Boca le pegaron una cachetada y contestó con cuatro golpes certeros. Hace solo una semana, le dieron una cachetada y se dejó pegar otra. El equipo alternativo aprendió la experiencia fuera de casa y, cuando le tocó rendir ante su gente, demostró su carácter.

Con este cóctel singular: un equipo atado con alambre (o suplentes) por afrontar la competencia en la Copa Libertadores, una cancha en pésimo estado y un entrenador que prioriza la ambición en sus jugadores, Boca se prepara para recibir a River (antes jugará con Deportivo Cali el miércoles). Ahí, en donde más le gusta. En su cancha y con su gente. Sean titulares o suplentes, todos con ambición, como quiere el Guille. Todos contra River, como pidió La Bombonera hoy: “el domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar”.

 

El estado del campo de juego

CgNLPwqWQAEkaTn

REALICE UN COMENTARIO