El “Boca B” es un equipo de mitad de tabla

El “Boca B” es un equipo de mitad de tabla

El campeón defensor del título quedó prácticamente afuera de la pelea por el torneo local con diez fechas disputadas, al alinear un equipo alternativo y caer contra Tigre

por abril 10, 2016

La rotación le empezó a pasar factura a los equipos que afrontan la doble competencia de la Copa Libertadores y el Torneo de Transición. En la décima fecha, salvo Huracán y San Lorenzo, que ganaron, los otros cuatro equipos que disputan ambas competencias, River, Central, Racing y Boca, tuvieron resultados adversos. River empató en su cancha ante Sarmiento y los tres equipos restantes perdieron.

Guillermo Barros Schelotto planteó un equipo alternativo, pensando en el choque ante Racing por la Copa el miércoles, y dejó ir las chances de pelear el campeonato. El rendimiento de los jugadores suplentes fue muy bajo y el entrenador intentó modificarlo desde el banco, con los ingresos de Fernando Gago, Carlos Tevez y Federico Carrizo, pero no hubo caso. La efímera síntesis del Mellizo dibuja el rendimiento de los jugadores de cuerpo entero: “No tuvimos rebeldía”.

La diferencia entre el equipo titular y el suplente se nota demasiado, como a un músico con ciclotimia. Un jueves, Boca golea 3 a 1 entonando sus mejores notas. Un domingo, pierde 2 a 0 desafinando en cada partitura.

Como se especulaba, este torneo presenta como protagonistas a aquellos equipos que no deben afrontar la doble competencia, como Godoy Cruz, líder de la Zona 1, o Lanús, puntero de la Zona 2. Boca quedó a once puntos del Granate y el objetivo de defender el título quedó trunco, dándole paso al de pelear por el segundo puesto, para jugar la próxima Copa Libertadores.

Sorprendentemente, Boca, uno de los equipos con mejores suplentes producto de su abultada plantilla, es uno de los que primero se despide de la pelea por el título del torneo local. El Boca B, que cuenta con futbolistas que alguna vez sostuvieron un nivel muy alto, como Marcelo Meli, Andrés Chávez y Fernando Tobio, es un equipo de mitad de tabla.

Como Guillermo entiende Boca, porque lo respira y porque él es Boca, hizo lo que el hincha haría: apuntó todos sus cañones a la Copa. Ahora, al Xeneize le queda una vida. También está la Copa Argentina en juego, pero es un trofeo al que la gente no le da mucha cabida. Guillermo tomó partido. Guillermo definió su postura. Guillermo quiere la Copa Libertadores y va All-in por ella.

REALICE UN COMENTARIO