Guillermo armó la fiesta y Tevez protagonizó el baile

Guillermo armó la fiesta y Tevez protagonizó el baile

Boca jugó su mejor partido desde la asunción del DT y goleó a un rival muy inferior, con un Tevez encendido que, jugando de centrodelantero, se encontró en su mejor nivel

por abril 8, 2016

Toda la semana los medios de noticias deportivas se la pasaron hablando del 9 que “necesita” Boca, para reemplazar a Daniel Osvaldo. Que Ábila. Que Boselli. Que Viatri. Que Rincón. Que Fernández. ¿Y Tevez?

El Apache demostró nuevamente que, por su nivel, puede jugar de lo que el entrenador lo necesite. Como centrodelantero, fue partícipe de los tres goles de Boca: taqueó para asistir a Gago en el primero, gambeteó a tres rivales partiendo desde el propio campo para convertir el segundo y le cedió el balón a Pavón para que asista a Carrizo en el tercero.

Con la ayuda de un esquema que le sienta bien, con Carrizo y Pavón haciendo de extremos en el ataque y un mediocampo con quite, a cargo de Cubas, y juego, a cargo de Gago y Lodeiro, el delantero aprovechó al máximo el buen momento de sus compañeros para jugar uno de sus mejores partidos desde su vuelta a Boca. Guillermo parece haber encontrado en pocos partidos la clave para que este equipo juegue a lo que el pretende: rodear a Tevez.

El pésimo nivel del rival potenció la subida de los laterales, Fabra y Peruzzi, que cooperaron de buena manera en la gestación de jugadas en ataque. Acá se plantea una linda encrucijada para el entrenador, en dos de los puestos en los que la dirigencia trajo jugadores por doquier. Por izquierda, dispone de Fabra, Silva y Colazo. Por derecha, de Peruzzi, Jara y Molina Lucero.

Tevez volvió a ser el viejo Tevez. El Tevez modelo 2003 de Boca o el 2015 de Juventus. Y con eso, a Boca le sobró para lograr su primera victoria en la Copa Libertadores. Para codearse con los centrales o para hacer una patriada de 50 metros a pura gambeta, Boca tuvo a su diez. Guillermo armó la fiesta: planteó el 4-3-3 con laterales que subieron al ataque y extremos que bajaron para defender, sin dejar de cooperar en su tarea principal. Y Tevez puso los pases, los goles y el baile. Guillermo armó la fiesta y Tevez puso el baile.

 

Un baile de 10

REALICE UN COMENTARIO