Arrasó en el final: Huracán consiguió una clasificación agónica en Venezuela

Arrasó en el final: Huracán consiguió una clasificación agónica en Venezuela

El conjunto de Eduardo Dominguez perdió ante el Caracas pero gracias al gol de Diego Mendoza en tiempo de descuento, accedió a la fase de grupos de la Copa Libertadores 2016

por febrero 9, 2016

Huracán se clasificó esta noche milagrosamente para la fase de grupos de la Copa Libertadores de América a pesar de que perdió 2-1 el desquite ante el Caracas que se realizó en el Estadio Olímpico de la Universidad Central de Caracas, en la capital venezolana.

El milagro lo hizo Diego Mendoza, al concretar de cabeza sobre la hora el gol del descuento que en este caso sí fue suficiente y eso se debió a que el Globo en el juego de ida había prevalecido 1-0 en el Tomás Adolfo Ducó.

La mente creativa de Patricio Toranzo le permitió sorprender a los venezolanos al habilitar de tiro libre a Ezequiel Miralles para que desbordara por la derecha y enviara un centro perfecto que halló a Mendoza justo donde lo requería la historia del cotejo y la clasificación.

Hasta ese instante los de Parque de los Patricios habían jugado mal y estaban en inferioridad numérica por la expulsión de Mariano González, la que se produjo a los 28 minutos del segundo tiempo.
Así Huracán accedió al Grupo 4, en el que intervendrá junto con Atlético Nacional de Medellín, Peñarol de Montevideo y los peruanos de Sporting Cristal.

El primer período concluyó con un gol clave para los venezolanos, dado que Rubert Quijada se desmarcó y aplicó un cabezazo certero que ingresó a la izquierda de Marcos Díaz.

La conquista se concretó en la última escena de ese capítulo, pero fue además un premio para el conjunto que había sido superior.

Los anfitriones se impusieron en ese parcial porque en la medida que pasaron los minutos se apoderaron de la pelota y Huracán prácticamente se limitó a especualar con el 1-0 obtenido hace una semana en el Tomás Adolfo Ducó.

El visitante sintió el bajo rendimiento del habitualmente iluminado Pato Toranzo y la ausencia del veloz y desequilibrante delantero Cristian Espinoza, a quien no llevó a Venezuela el director técnico Eduardo Domínguez.

Es más, al Caracas hasta le anularon un acierto en la red en esa primera parte por una polémica posición adelantada.

En el segundo segmento las acciones favorecieron con mayor nitidez a los conducidos por Antonio Franco, dado que dispusieron de mayores espacios ante la necesidad de los quemeros.

A los 10 minutos, Marcos Díaz le ganó un mano a mano vital a Over García y, a los 23, Paulo Arango se metió entre los marcadores centrales visitantes y se anticipó a la salida de Díaz, pero el balón pasó muy cerca de la base del poste izquierdo.

La segunda amarilla para González y el disparo rasante de Arango, a los 37, que ingreso abajo y a la izquierda de la valla de Díaz parecieron poner el boleto pretendido definitivamente en poder del Caracas, pero, ante la urgencia, Toranzo tuvo un valiosísimo instante de luninosidad, Miralles mandó un centro exacto y el oficio de Mendoza quedó en evidencia para imponer a las matemáticas sobre los merecimientos que habían generado los 90 minutos en el escenario venezolano.

REALICE UN COMENTARIO