Las diez figuras latinoamericanas que defraudaron en su carrera futbolística

Las diez figuras latinoamericanas que defraudaron en su carrera futbolística

Aparecieron como futuros cracks y se pincharon. Algunos tuvieron su experiencia en Europa y otros ni siquiera llegaron a ligas de renombre

por enero 22, 2016

Históricamente, el continente sudamericano es una fábrica de cracks que abastece a las mejores ligas del mundo. Constantemente hay enviados de todas partes del mundo a distintos países de este continente para seguir de cerca a los jóvenes más talentosos que luego triunfan en Europa.

Entre tantos jugadores destacados que partieron al viejo continente con el objetivo de llegar a lo más alto, hay algunos que cruzaron el Océano Atlántico con muchísimas expectativas y terminaron desmoronándose poco a poco. Algunos lograron alcanzar un nivel altísimo pero por algún motivo en particular bajaron demasiado, hasta llegar a una incertidumbre tal que no se sabe si algún día podrán volver a su nivel.

Hubo algunos que buscaron el resurgimiento en su país natal luego de vagar por distintos equipos europeos y ni así lograron reencontrarse con su mejor nivel, por eso le regalan los últimos años productivos de sus carreras al mejor postor.

10 – Maicon

En su aparición fue apuntado como el sucesor de Cafú. Metió un gol inolvidable en un sudamericano y también lo hizo en la Copa del Mundo 2010 contra Corea del Sur, pero en sus pasos por el Inter, Manchester City y la Roma jamás logró erigirse como ese lateral derecho inamovible en su selección. Por eso quien se quedó con el puesto fue Dani Alves.

9 – Fernando Gago

Con apenas 20 años partió de Boca Juniors al Real Madrid por una cifra astronómica: 22 millones de dólares. Señalado como “el nuevo Redondo” el volante central argentino nunca pudo ser más que la sombra de lo que se suponía que iba a ser. Pasó apenas una temporada por el Valencia y la Roma, y tras un semestre casi sin jugar en Vélez por diversas lesiones, volvió a Boca.

8 – Humberto Suazo

Por ser pelado, centrodelantero y no tener un físico tan privilegiado, enseguida lo compararon con Ronaldo. Gracias a algunos goles de gran elaboración, Suazo alimentó la idea de que Chile podía tener un delantero que se codeara entre los grandes de la historia, pero el sueño duró poco. Solo tuvo una experiencia en Europa con seis goles en 17 partidos en el Zaragoza y luego brilló en el Monterrey de México pero muy lejos del nivel que se esperaba de él.

7 – Robinho

Probablemente sea el más habilidoso de esta nómina, pero jamás pudo poner toda esa magia atractiva para los comerciales de televisión al servicio del juego en equipo. El mundo del fútbol esperaba su explosión en el Real Madrid, pero la pólvora estaba mojada. Fueron solo 30 goles en 132 partidos, para luego pasar a ser el primer crack de la refundación del Manchester City. En la Premier League tampoco se sintió cómodo y probó en Italia tras un paso fugaz por el Santos. Solo su primera temporada en el Milan fue muy buena y luego llegó un bajón del que jamás se recuperaría. Volvió al Santos por segunda vez, donde tampoco pudo reencontrarse con su mejor versión y ni siquiera fue capaz de destacarse en el Guangzhou Evergrande de la incipiente Superliga China.

6 – Diego

Contemporáneo a Robinho, este enganche que deslumbró en la Copa Libertadores 2003 a pesar de no haber logrado el título con el Santos, nunca llegó a alcanzar el olimpo de los jugadores brasileños. Pasó por el Porto, Werder Bremen, Juventus, Wolfsburgo, Atlético Madrid y Fenerbahce y no mostró ni un ápice de lo que se esperaba de él.

5 – Matías Fernández

Este enganche argentino nacionalizado chileno era una de las máximas esperanzas de La Roja. Se esperaba que tras su aparición en el Colo Colo pudiera dar el salto en el Europa…pero no. Su primera experiencia fue en el Villarreal y pasó inadvertido. Tampoco logró un gran nivel en el Sporting CP y actualmente alterna la titularidad en la Fiorentina. Quienes le auguraban una gran carrera se equivocaron.

4 – Alexandre Pato

Otro caso de un brasileño vendido en mucho más de lo que realmente era. Se ganó el apodo de Pato Maravilha cuando rompía redes el Inter de Porto Alegre. Fueron casi 25 millones de dólares los que puso el Milan para ficharlo en 2007 y nunca pudo llegar a los 20 goles en una sola temporada para el club italiano. Al igual que Robinho, intentó reecontrarse con su mejor versión en Brasil, pero no lo logró en el Corinthians y pasó al São Paulo, en donde tuvo una mejora que le permite soñar una segunda oportunidad en Europa.

3 – Giovani Dos Santos

Todo México se ilusionaba con aquel talentoso volante que brillaba en la cantera del Barcelona, pero evidentemente ese resplandor se desvaneció cuando llegó al primer equipo. Su intermitencia lo llevó a la puerta de salida del Camp Nou y desde entonces navegó por seis equipos diferentes hasta recalar en Los Ángeles Galaxy de la MLS.

2 – Mauro Zárate

Pegada exquisita. Gambeta endiablada. Pique explosivo. El delantero surgido en Vélez Sarsfield lo tenía todo para ser uno de los mejores del mundo, pero le faltó algo fundamental: fortaleza mental. Priorizó una oferta muy jugosa del Al Sadd catarí en su mejor momento y tras un semestre con solo cuatro partidos jugados, pasó al Birmingham. Tampoco se destacó en la Premier League, se la pasó peleándose con entrenadores y compañeros en la Lazio e Inter y volvió a buscar refugio en Vélez. Gracias a un buen rendimiento en Argentina retornó a la Premier, pero tampoco fue figura en los humildes West Ham y QPR y recientemente fichó por la Fiorentina.

1 – Paulo Henrique Ganso

El peor fiasco de los últimos años en el fútbol brasileño fue tan inflado como insultado por los hinchas de los clubes en los que jugó. Hacía dupla con Neymar y a los dos les esperaba un futuro como grandes estrellas del fútbol mundial tras la Copa Libertadores que ganaron en 2011. Mientras su excompañero la rompe en el Barcelona, Ganso se arrastra por las canchas del fútbol brasileño. Pasó del Santos al Sao Paulo en 2012 y nunca pudo dejar de ser un jugador totalmente inconexo, intermitente, que aparece en cuentagotas y probablemente nunca brillará como se esperaba.

 

REALICE UN COMENTARIO