El Gobierno porteño le vendió a Boca los terrenos para construir un estadio shopping

El Gobierno porteño le vendió a Boca los terrenos para construir un estadio shopping

A través de una licitación y en medio de quejas de vecinos y socios por los posibles proyectos, el club de La Ribera se adueñó de los terrenos de Casa Amarilla

por enero 20, 2016

El gobierno porteño cedió al club Boca Juniors los terrenos de Casa Amarilla y de esta manera, se quedaron con tres hectáreas entre Blanes y Espinosa, y entre Palos y Almirante Brown, valuadas en 180 millones de pesos.

La institución de la ribera fue la única oferente en la “Licitación con Iniciativa Privada para el desarrollo y Mejoramiento Urbano Casa Amarilla”, y a pesar de la resistencia de los vecinos y de muchos hinchas “xeneizes”, el presidente Daniel Angelici pondría el marcha el estadio modelo.

El terreno servirá para implementar un espacio recreativo que incluirá biblioteca, teatro, club social y cultural, además de una galería de arte, pero quienes viven en la zona se oponen, ya que denuncian que la máxima autoridad de la institución convocará a un plebiscito entre los socios para conocer su opinión acerca de construir una nueva cancha. Este proyecto de renovación de la Bombonera, ampliaría su capacidad a 80 mil butacas, además de instalar un shopping y restaurante, para esto se requiere de una inversión de 400 millones de dólares que debe ser aprobada por la Legislatura porteña.

La licitación que se llevó a cabo en la Corporación Sur, dependiente del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, fue considerada una farsa por los vecinos, justificando que “no existe en toda la Comuna 4 otra asociación sin fines de lucro que tenga más de 180 millones de pesos de patrimonio, 10 años de acción y más de 500 integrantes”.

En el comunicado en el cual manifestaron su disconformidad con la resolución, explicaron: “Las tierras fueron durante años propiedad del Instituto para la Vivienda, quien debía construir allí 1200 viviendas sociales. Luego de hacer un tercio de las mismas, se las transfirió al Ejecutivo encabezado por Mauricio Macri, quien a través de un decreto se las dio a la Corporación Sur. La maniobra es inconstitucional porque la venta de toda tierra pública debe ser aprobada por la Legislatura porteña. Esta obligación sólo puede evadirse si los predios son destinados a un fin social como educación, salud o seguridad. En este caso está claro que las hectáreas que el barrio pierde serán usados para la construcción de un estadio shopping que en nada beneficia a los vecinos”.

REALICE UN COMENTARIO