Independiente: investigan un negocio de reventa de entradas para la final de la Sudamericana

Independiente: investigan un negocio de reventa de entradas para la final de la Sudamericana

La Justicia investiga la reventa de entradas en el Libertadores de América como parte fundamental del financiamiento de la barra

por diciembre 31, 2017

El abogado Daniel Llermanos defendió a Pablo Moyano después de que se conociera el testimonio de Damián Langaronne, el barra de Independiente que involucró a su defendido en la causa de la asociación ilícita.

Langaronne, preso desde hace un mes, afirmó que Moyano hijo le pagaba a los barrabravas por intermedio de Roberto Petrov, alias “El Polaco”, ex guardaespaldas de su padre Hugo y también preso, pero que tras una pelea con Pablo “Bebote” Álvarez se resolvió que todas las cosas las recibiría él y su nexo sería Héctor “Yoyo” Maldonado, secretario general del club y de Camioneros.

En su extensa declaración, “Dami”, como le dicen en el corazón del paravalanchas del Rojo, afirmó que el acuerdo incluía el pago de las cuotas sociales de 1200 carnets de la barra, 2000 bonos presuntamente para reventa, 100 protocolos para la platea Erico, también presuntamente para venderlos por afuera, y dinero para micros, banderas y fuegos artificiales.

El abogado de Moyano lo defendió: “Lo quieren involucrar porque fueron él y Hugo los que desde hace más de un año denunciaron a la barra. No los quieren en el club y entonces ellos se están vengando. Pero mi defendido no tiene nada que ver”.

Los peritos informáticos de la Policía están analizando todo el material recolectado en los allanamientos, pero en la causa judicial se conocieron nuevos detalles, como la declaración de Maldonado, quien reconoció haberse reunido una vez con “Bebote” y otra persona, pero que no se habló de cuestiones económicas sino de políticas del club, porque el líder de la barra quería tener una agrupación.

Además, Maldonado afirmó que varios jugadores encabezados por el capitán Tagliafico se fueron a quejar porque los barras iban al predio de Villa Domínico donde entrenan y les pedían dinero y camisetas, y lo mismo le ocurrió en más de una oportunidad a Ariel Holan, quien según el secretario del club dos veces presentó su renuncia por las presiones de la barra. Y que era Noray Nakis el que habilitaba los ingresos para la barra y no Pablo Moyano, pero que no puede asegurar si Moyano hijo financió algún viaje de los violentos porque su relación es con Hugo y éste no daba nada.

En realidad la Justicia investiga la reventa de entradas en el Libertadores de América como parte fundamental del financiamiento de la barra: cada ticket para la final arrancaba en reventa en 1.000 pesos, pero algunos llegaron a pagar hasta cinco mil.

Tomando sólo la cifra base y multiplicándolo por la cantidad de gente, se llega a una cifra impresionante: Independiente dejó de percibir 18.000.000 de pesos. Y alguien, claro, se los quedó. Si a eso se le suma lo de los trapitos (uno de ellos declaró que se recaudaron 4.000 pesos por cuadra en la final), el merchandising trucho y la venta de comidas y bebidas en la vía pública, la cifra trepa a niveles escandalosos. Es tan grande el dinero en juego que en la Justicia creen que es imposible que sólo se lo quede la barra. Que hay otras manos en el medio que también cobran su peaje.

REALICE UN COMENTARIO